Los neños nun son adultos pequeños

Los niños no son adultos pequeños 1

Los seres humanos vivimos dende’l nacimientu en contactu continuu colos contaminantes ambientales tresmitíos per aire, agua, dieta y suelu. La esposición a un contaminante nuna etapa de la vida pue tener efectos negativos n’etapes posteriores, sía na mesma persona o nos sos descendientes.

El neñu y el so entornu

Los seres humanos vivimos dende’l nacimientu en contactu continuu colos contaminantes ambientales tresmitíos per aire, agua, dieta y suelu. La esposición a un contaminante nuna etapa de la vida pue tener efectos negativos n’etapes posteriores, sía na mesma persona o nos sos descendientes.

Nun mundu globalizáu, les esposiciones ambientales nun son una excepción. Casi tolos naciatos, ayuri del mundu, presenten niveles detectables de compuestos orgánicos persistentes. El fenómenu de la distribución planetaria d’estos compuestos pue ser ún de los exemplos que xustifica a les clares la máxima: "piensa globalmente, actúa localmente", yá que l’usu local d’estos químicos tien efectos globales que puen ser más intensos en zones alloñaes que nos puntos d’usu.

Los neños son más vulnerables al entornu que los adultos, puesto que los sos sistemes neurolóxicu, inmunolóxicu y dixestivu, arriendes d’otros sistemes, tán tovía en formación. Amás, los sos patrones de conducta, como agatiar o poner oxetos na boca, puen implicar una mayor esposición a dellos contaminantes. Polo tanto, el so desarrollu físicu, social y intelectual, dende la concepción hasta la mocedá, necesita d’un ambiente protexíu.

Los factores d’orixe de munches enfermedaes cróniques acumúlense nel organismu dende les primeres etapes de vida, y tolo qu’ocurre nes etapes embrionaria y fetal ye d’importancia vital. Asina les coses, esiste un númberu creciente d’enfermedaes na infancia vinculaes con un entornu contamináu. La contaminación ambiental contribúi a afectar el desarrollu neuroconductual, inmunitariu y sexual de los neños. La nutrición materna nel embaranzu, la lactancia y la nutrición infantil xueguen un papel doble nel desarrollu del neñu, per un llau, son una de les fontes d’esposición a contaminantes, y, pel otru, son tamién una fonte de nutrientes provechosos pa la salú.

La investigación epidemiolóxica (disciplina qu’estudia l’orixe y distribución de les enfermedaes en poblaciones humanes, col fin de preveniles) venía basando l’estudiu de les causes de diferentes procesos patolóxicos definíos como enfermedaes o síndromes. Aguaño hai un interés por estudiar les alteraciones pequeñes que, anque se puedan considerar dientro de lo normal pa un individuu, puen ser importantes a nivel poblacional si un bon númberu de persones tán espuestes. Ésti sedría’l casu de la mayor parte de contaminantes qu’atopamos nos países desarrollaos. Los sos niveles na población xeneral son lo suficientemente baxos como pa nun causar trestornos agudos, pero son los suficientemente elevaos como pa producir alteraciones pequeñes que, sumaes con otros factores de riesgu más conocíos, col tiempu puen ayudar a desarrollar dalguna patoloxía. Cualquiera que sía’l grau d’afectación d’estos compuestos na salú, el fechu d’estudialos n’époques bien tempranes de la vida abre les puertes a un campu mui importante pa la salú público: la posibilidá d'aplicar medíes de prevención pa amenorgar o desaniciar el problema.