La contaminación del agua

El agua es esencial para la vida, y la calidad de ésta varía según algunos contaminantes que pueden afectar la salud e influir sobre el correcto desarrollo de un niño.

Contaminantes más frecuentes:

Microorganismos patógenos

El agua contaminada por agentes patógenos (virus, bacterias, parásitos) puede causar múltiples enfermedades de diversa gravedad. Las más comunes son las infecciones que cursan con diarrea, siendo ésta una de las causas más frecuentes de mortalidad infantil en los países en vías de desarrollo. En los países desarollados el agua es tratada para eliminar los organismos patógenos.

Subproductos de la desinfección

En nuestro entorno existen numerosos contaminantes químicos que pueden estar presentes en el agua potable. Los subproductos de la desinfección (SPD) se forman durante la desinfección, por la reacción entre desinfectante (habitualmente cloro) con la materia orgánica. Los niveles varían notablemente según el origen, la calidad del agua y el tratamiento de potabilización. Aunque existen centenares de SPD, los más frecuentes son los trihalometanos (THMs). Éstos son volátiles y permeables a la piel, por lo que la inhalación y la absorción dérmica son vías de exposición importantes en la ducha, el baño y la asistencia a piscinas. La exposición a estos compuestos durante el embarazo se ha asociado a diversos efectos adversos. Las evidencias más consistentes relacionan esta exposición con un retardo del crecimiento intrauterino y determinadas malformaciones congénitas.

Las piscinas constituyen un ambiente con niveles elevados de desinfectantes y subproductos de la desinfección, necesarios para mantener las condiciones higiénicas. Algunos de estos compuestos son irritantes de las vías respiratorias y existe el riesgo potencial de producir síntomas respiratorios en niños. Sin embargo, muchos estudios no han encontrado una asociación clara entre asistencia a piscina y síntomas respiratorios en niños, probablemente por el hecho que la asistencia a piscinas implica una actividad física beneficiosa para la salud.

Nitratos y metales

El agua potable puede contener muchos otros contaminantes como por ejemplo nitrato y metales como arsénico y plomo, etc., que se han asociado también a diversos efectos adversos del embarazo.