Ver toles noticies

Notícies asturianu

Martes, 28 de noviembre de 2017

INMA: "¿Cuál es el consumo recomendado de pescado durante el embarazo de cara a un adecuado crecimiento y desarrollo infantil?"

El período fetal es un momento crítico en el desarrollo. Los estímulos durante esta fase pueden afectar permanentemente el metabolismo, siendo a menudo sus consecuencias apreciadas mucho más tarde en la vida. El pescado es un alimento que contiene importantes nutrientes para esta etapa, como los ácidos grasos omega-3. Sin embargo, también puede contener contaminantes que sean dañinos o alteren el funcionamiento endocrino. Por ello la Administración de Alimentos y Medicamentos y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos actualizaron en 2014 sus recomendaciones sobre el consumo de pescado para las mujeres en edad fértil, recalcando los beneficios del consumo de pescado y alentando a tomarlo, pero no más de 3 veces por semana. Estas recomendaciones se centran en los daños de la exposición al metilmercurio sobre el desarrollo cognitivo, aunque no consideran otros como la obesidad o el crecimiento.

El presente estudio reunió datos de 10 países de la Unión Europea (incluyendo las cohortes INMA de Gipúzkoa, Sabadell y Valencia en España), así como de una ciudad de Estados Unidos, para evaluar el efecto del consumo de pescado durante el embarazo sobre el crecimiento y a la obesidad infantil. Participaron un total de 26.184 madres y sus descendientes nacidos entre 1996 y 2011, los cuales fueron seguidos cada dos años desde el nacimiento hasta los 6 años. El consumo mediano de pescado de las madres embarazadas varió de 0,5 veces por semana en la cohorte de Bélgica a 4,45 veces por semana en la cohorte INMA. El consumo de pescado más de tres veces a la semana durante el embarazo se asoció a tener bebés con un mayor riesgo de crecimiento acelerado y con un mayor riesgo de sobrepeso u obesidad en la infancia, respecto a una toma de pescado de una o menos veces a la semana.

Según los autores, una explicación de estos resultados podría relacionarse con la presencia de contaminantes en el pescado que alteran la función endocrina, influyendo sobre el metabolismo de las grasas. Sin embargo, esta explicación es todavía especulativa y se necesitarían más estudios para valorarla.

Los hallazgos del estudio van en la misma línea de los límites de consumo de pescado recomendados por la Administración de Alimentos y Medicamentos y la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos. El pescado contiene nutrientes importantes y su consumo no debe evitarse, sin embargo, en el embarazo se debe adecuar a las recomendaciones de un consumo de no más de 3 veces por semana.

REFERENCE: Stratakis N, Roumeliotaki T, Oken E, Barros H, Basterrechea M, Charles MA, Eggesbø M, Forastiere F, Gaillard R, Gehring U, Govarts E, Hanke W, Heude B, Iszatt N, Jaddoe VW, Kelleher C, Mommers M, Murcia M, Oliveira A, Pizzi C, Polanska K, Porta D, Richiardi L, Rifas-Shiman SL, Schoeters G, Sunyer J, Thijs C, Viljoen K, Vrijheid M, Vrijkotte TG, Wijga AH, Zeegers MP, Kogevinas M, Chatzi L. Fish Intake in Pregnancy and Child Growth: A Pooled Analysis of 15 European and US Birth Cohorts. JAMA Pediatr. 2016 Apr;170(4):381-90.

Link: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26882542